her-Poster

Her (2013)

21 abril, 2015

Cuando llegaron los Tamagotchi a Argentina, yo ya era un poco mayor que la edad a la que estaba apuntado ese juego, por eso nunca lo tuve. Se trataba de un dispositivo pequeño y ovalado, con tres botones, que simbolizaba una mascota virtual. El usuario debía “cuidar” a esa mascota virtual, alimentándola, curándola si se enfermaba, y algunas otras cosas que no recuerdo. Mientras las cosas iban bien, la mascota crecía sana y fuerte, y todos eran felices. Pero así como en la vida, donde todo tiene un final y todo termina, por alguna u otra razón el Tamagotchi se cagaba muriendo, como a la larga pasa con cualquier mascota real, e incluso con los dueños de las mismas. No tardaron en aparecer personas que protestaban (¿¡¡alguien quiere pensar en los niños?????!!!!) porque el juego era muy cruel y generaba una profunda angustia en aquellos niños que veían morir su mascota virtual. Se habló de prohibir su venta; creo que no fue necesario: después de un par de años nadie tuvo interés en comprarla. Pero la cuestión ya estaba planteada, el futuro había llegado para quedarse: ¿era posible hacerse amigo o sentir verdaderos sentimientos hacia un dispositivo electrónico?

La cuestión acerca de si es posible entablar relaciones sentimentales con las máquinas no muere en el análisis de las conductas humanas. ¿Es posible que las máquinas que funcionan con inteligencia artificial tengan sentimientos? La inolvidable 2001: Odisea en el Espacio de Kubrick ya planteó la cuestión cuando la supercomputadora HAL 9000 sentía celos, envidia y algunas cosas más en la misión a Júpiter. Aquella gran película de 1968, confirma a Kubrick como un verdadero visionario. Otro visionario, que imaginaba un mundo dominado hasta el límite de lo imaginable por la tecnología es Ray Bradbury, que en Crónicas Marcianas y Fantasmas de lo Nuevo exploró la inteligencia artificial y la robótica antes de que se hiciera extendida. Hasta contempló la posibilidad de que, algún día, las máquinas tengan sentimientos. Otra de sus obras de mayor relieve, Fahrenheit 451 se enmarca en el subgénero de las antiutopías. 

Her también es una antiutopía, en cuanto nos arroja una mirada del futuro para nada optimista. Transcurre en un pintorezco futuro, no muy lejano. Luego de terminar una relación amorosa, Theodore (Joaquin Phoenix) adquiere un sistema operativo de inteligencia artificial con voz femenina (Scarlett Johanson) que le hace de secretaria, de confidente, de amiga. De a poco las barreras lógicas entre la realidad y la virtualidad irán desapareciendo, no solo para Theo, sino para la sociedad en su conjunto, que se ve inmersa en las nuevas formas de interacción con la tecnología y las naturaliza hasta erizarnos la piel. Si alguien pensaba que era imposible que el humano esté aún más solo, encerrado y ensimismado que lo que está hoy en día, que mire esta película. En el futuro se divisan tempestades y tormentas negras.

FICHA TECNICA

Otros títulos: Ella, Her
País: Estados Unidos
Director: Spike Jonze
Escritor(es): Spike Jonze
Reparto: Alia Janine, Amy Adams, Chris Pratt, Joaquin Phoenix, Katherine Boecher, Matt Letscher, Olivia Wilde, Portia Doubleday, Rooney Mara, Sam Jaeger, Scarlett Johansson
Género: Ciencia ficción, Comedia, Drama, Romance
Fecha de Estreno: 2013
Duración: 126 min.

DESCARGA

http://uptobox.com/typsy6mez5u5

Etiquetas:

Leave a Comment