t2

Trainspotting 2 (2017)

21 marzo, 2017

por Gilda Vichachi

Buenos muchachos.

Basada en la obra de Irvine Welsh, Porno.

 t2

 

Luego de dos décadas, regresa Danny Boyle para dirigir nuevamente a aquel grupo de cuatro amigos heroinómanos que allá por el 96 dejaron una menuda marca en muchos de los jóvenes que atravesábamos los últimos años del secundario. Y el espíritu de su antecesora, Trainspotting (1996) parece estar intacto.

Renton (Ewan McGregor) vuelve a Edimburgo desde Ámsterdam  y allí se enfrentará con Sick Boy (Johnny Lee Miller), dueño de  chantajes al lado de Veronika, una prostituta de Europa del Este. Tras escapar de la cárcel se sumará el asperísimo Begbie (Robert Carlyle) y tratarán de “cobrarle” a Mark por su huída y traición. Spud (Ewen Bremner) no ha podido salirse de su adicción pero intentará canalizarla por otro lado incursionando en el arte de la pluma. Habrá una idea de emprendimiento juntos, sucia y que no acabará bien, pero eso no es ninguna sorpresa en un film que tampoco esperamos que acontezca.

Los planos abiertos de los paisajes siguen siendo maravillosos, y la música, a pesar de haber varios temas versionados, golpea el pecho de la misma forma que lo hizo aquella vez y acompaña las imágenes de comienzo a fin. Sin dudas que verla en casa  sería una pena teniéndola en pantalla grande. Los recursos estéticos y narrativos de Boyle son penetrantes (abruptos movimientos de cámara, congelamientos, planos quebrados y primerísimos planos detalle, más de uno dirá que ya no sorprenden, qué más da si siguen siendo altamente disfrutables) y suma, a los flashbacks referidos a la primera, otros bellísimos que muestran parte de la infancia de los protagonistas.

Hay guiños varios, para todos los fanáticos de esos detalles, uso de objetos icónicos (el famoso y evocador inodoro, que aparece reiteradas veces y hasta sirve de adminículo de defensa), y utilización de una hermosa elipsis temporal  (el tránsito de Spud por su abstinencia).

Sick Boy remata con una gran frase dirigida  a Renton “You´re a tourist in your own youth” (Eres un turista de tu propia juventud). Y en otro momento nombra la Nostalgia como sentimiento motor de regreso y reencuentro. Quizás la mayor empatía que logremos con estos personajes, y con el film en si, esté sintetizada un poco en esta frase. Los que alguna vez fuimos adolescentes también necesitamos volver de vez en cuando a aquellos momentos vividos y el cine siempre es una excelente vía catártica para ese fin.

 

Etiquetas: